Autoayuda
5 trucos para superar el estrés postvacacional
5 (100%) 1 vote

Has vuelto de vacaciones, lo que significa que probablemente estés bastante relajado. Pero luego empiezas el trabajo, comienza la rutina, vuelve el estrés y de repente notas como cierto malestar. A veces, esos bajones posteriores a las vacaciones tienen un propósito: los expertos dicen que sirven a darse cuenta de que necesitas un poco de movimiento en tu hogar para adaptarte de nuevo. Entonces, ¿cómo mantener el optimismo que tenías mientras estabas fuera? A continuación te damos

5 consejos para superar el estrés postvacacional.

 

  1. Planifica tu próximo viaje.

La parte más feliz de las vacaciones puede no ser el viaje en sí, sino los momentos previos. De acuerdo con un estudio de 2010 publicado en la revista Applied Research in Quality of Life, simplemente planificar un viaje puede conducir a una mayor sensación de felicidad.

Y si estás pensando en planificar tu viaje en horario de trabajo, no estás solo: se estima que el 69 por ciento de las vacaciones se planifican en el trabajo, según una encuesta de Travelzoo. La próxima vez que llegue el bajón en mitad del día, quizá darte una vuelta por Internet para encontrar tu próximo destino pueda animarte.

  1. Recrea el plato favorito de tus vacaciones.

Lleva la cultura del país que has visitado a tu casa cocinando un plato que recuerdes del viaje. Algunas investigaciones sugieren que la comida y la memoria están íntimamente ligadas, por lo que ciertos alimentos nos llevan directamente a la infancia. Lo mismo podría aplicarse a tus últimas vacaciones.

Si quieres dar un paso más, busca perfeccionar tus habilidades culinarias basadas en la cocina del país que has visitado. Por ejemplo, si te encanta el ramen de Japón o la pasta hecha a mano de Italia, busca clases de cocina para perfeccionar tus habilidades y hacerlo en casa. Además, los estudios demuestran que aprender una nueva habilidad mantiene el cerebro en forma.

Recrea algunas recetas de tu viaje.

  1. Limpia tu casa.

Nada como vivir con una maleta durante unos días para probar que se puede vivir con menos. Utiliza esta idea después de tus vacaciones para buscar la motivación y, finalmente, eliminar el desorden y, por lo tanto, quitarte estrés de tu vida.

Echa un vistazo a tu armario como si fueras a hacer la maleta para un viaje y mantén solo las cosas estrictamente necesarias. ¿Cuáles son los criterios para hacer la criba? Prueba el método de Kondo, que la autora Marie Kondo esboza en su exitoso libro La magia del orden. La técnica japonesa te hace purgar todas las pertenencias que no te aportan felicidad. Y hacerlo te ayudará a replantearte, no solo tu espacio físico, sino también el mental.

  1. Enmarca tus recuerdos favoritos.

Rememora las vacaciones enmarcando los momentos más significativos del viaje.

Una vez que estés casa y vuelvas a la rutina, dedica algo de tiempo a revisar las fotos de tus vacaciones. Elige los momentos más significativos del viaje y enmárcalos para colgarlos en tu hogar o compartirlos en las redes sociales. Repasar fotos y videos de tu viaje puede traer un sentimiento positivo de nostalgia que, según las investigaciones, puede mejorar tu estado de ánimo.

Recuerda tus vacaciones seleccionando las mejores fotos.

  1. Tómate tiempo para relajarte 

En el mismo estudio mencionado Applied Research in Quality Of Life Happiness, la ciencia también ha descubierto que las personas que están más alegres en su día a día, tienden a relajarse más durante sus vacaciones.

No siempre es posible encontrar el dinero o los recursos para escapar de la rutina diaria, pero hay formas simples de tener un ambiente de vacaciones en casa todo el año. Un baño o ducha caliente es un relajante natural que también puede reducir la sensación de soledad. Además, siempre puedes ir a dar un paseo que, según las investigaciones, puede elevar tu estado de ánimo incluso cuando menos lo esperas.

Y antes de que te des cuenta, el próximo viaje estará a la vuelta de la esquina.

 

¿Has probado ya alguna de estas medidas?

Artículos relacionados