Motivación
Cómo 10 minutos pueden cambiar tu vida
5 (100%) 1 vote

¿Quieres iniciar un proceso intensivo y global para cambiar tu vida?¿Si te digo que solo necesitas 10 minutos al día para cambiar tu vida? Ya sé que suena difícil de encajar en tu día a día, entre trabajo, familia, casa… Pero no te preocupes, permíteme que te recuerde que ya eres una persona increíble, por lo que no vas a necesitar un cambio tan radical. Pero lo cierto es que todos tenemos mejoras que nos gustaría hacer en nosotros mismos, y puedes llevarlas a cabo dedicándole solo unos minutos al día. Algunos estudios han demostrado que solo necesitas 10 minutos para cambiar tu vida, solo 10 minutos al día que pueden tener un impacto sorprendentemente significativo en nuestras vidas.

Si quieres ponerte en marcha, aquí te dejo:

Cómo 10 minutos pueden cambiar tu vida en 5 ideas para el día a día

  1. Muévete.

Si solo tienes 10 minutos, moverse es la mejor actividad física, mental y emocional para ti. Camina, corre, baila. En un estudio publicado en el International Journal of Obesity and Related Metabolic Disorders, los participantes a los que se les pidió que hicieran ejercicio en intervalos de 10 minutos de dos a cuatro veces al día, cinco días a la semana, se engancharon al programa y ejercitaron más que los que se les pidió hacer ejercicio en intervalos de 20-40 minutos durante el mismo período de tiempo. Lo ideal son 20-30 minutos en total, pero si empiezas con 10 minutos, notarás la diferencia.

Caminar en la naturaleza puede ser parte de tu actividad física diaria.

  1. Medita o practica la atención plena.

Los estudios demuestran que la meditación de forma regular o los ejercicios de mindfulness no solo pueden mejorar la salud del corazón, sino que también reducen los niveles de distracción mental (como obsesionarse con lo que hace mal un compañero de trabajo o cómo podría haber resuelto mejor un tema del pasado) y disminuyen los niveles de depresión y ansiedad. Un estudio publicado en Psychological Science probó una mejora en la concentración con tan solo dos semanas de práctica de mindfulness.

Meditar y pausarte por un momento tiene numerosos beneficios.

  1. Juega.

Los adultos ya no tenemos la hora del recreo. Ya sea con tus hijos, tu perro o tus mejores amigos, deja salir a tu niño interior. Organiza una noche de juegos de mesa en casa, vete con un amigo a pegar saltos, haz una escape room. Cuando estés comiendo, dibuja una cara sonriente en la comida o sonríe a un extraño. Deja salir a tu niño interior de 12 años.

  1. Incluye frutas y verduras frescas en tu dieta.

Llegas a casa, estás exhausto, y te tomas las sobras de la nevera, ¿verdad? Dedica 10 minutos más para saltear unos espárragos o cortar un mango y exprimirle un poco de lima. Tómate unos minutos para mejorar tu comida. No solo la hace más saludable y con menos calorías, sino que hará que te sientas mejor con el tiempo física y emocionalmente.

  1. Interactúa.

Deja de hacer meras transacciones e interactúa y conecta con los demás. Cosas como ir de compras, pasar la tarjeta, coger tus bolsas e irte corriendo a otro sitio. Llegar al trabajo y sentarte en el ordenador en modo robot. Todo eso son transacciones. ¿Pero qué pasa si te tomas dos minutos en el súper o en la oficina para decir hola, preguntar a los demás cómo están y saber algo más de ellos? En el libro “Talk to Strangers”, David Topus dice que reemplazar una transacción «eficiente» con una verdadera conexión no solo mejora tu forma de pensar y tu día, sino también los de la otra persona.

Recuerda que compartes Mundo con gente como tú.

El camino a la vida plena no necesita empezar con grandes cambios radicales. Son las pequeñas decisiones diarias las que, cuando se acumulan, acaban forjando nuestras vidas. MindLove

¿Cuál vas a empezar a poner en práctica ya?

Artículos relacionados